Descripción

Las torres de refrigeración y los condensadores evaporativos, son equipos más eficaces que los basados en condensación por aire, disminuyendo el consumo global energético del sistema en relación a estos últimos. Pero, al basar su funcionamiento fundamentalmente en la utilización de agua, tenemos que tener en cuenta su correcto tratamiento para evitar con ello el deterioro de los equipos, ya sea por corrosión o incrustaciones, pudiendo generar deterioro prematuro de los equipos y pérdida de rendimiento de los mismos.

De igual manera, su funcionamiento genera aerosoles en el ambiente, pequeñas partículas de agua, que si no son tratados correctamente, puede conllevar el crecimiento de bacterias, entre las que se encuentra la Legionella Pneumophila.

Por ello, se hace necesario la utilización de productos específicos, limpiezas y desinfecciones periódicas, así como control de los ciclos de concentración del agua de estos circuitos (para evitar la concentración excesiva de sales y residuos).